La Fundación Edad&Vida recuerda la importancia de mantener una alimentación adecuada en las personas mayores

ancianos-comiendo.jpgLa Fundación Edad&Vida ha recordado la importancia de una alimentación adecuada en las personas mayores con motivo del Día Mundial de la Alimentación, para mantener la salud, favorecer su autonomía y mejorar su calidad de vida.

La fundación asegura que, aunque una buena nutrición sea importante a cualquier edad, resulta imprescindible mantener una dieta adecuada según se envejece para minimizar riesgos de padecer ciertas enfermedades, ya que muchas de ellas presentan problemas al masticar, molestias digestivas, estreñimiento, colesterol alto, hipertensión, etc. Además, indican que, con el avance de la edad, las personas pierden el apetito debido a que la absorción intestinal disminuye. Por eso, apuestan por una correcta hidratación para mantener el nivel adecuado de agua y que los diferentes nutrientes lleguen a todos los órganos, así como para la eliminación de las sustancias de deshecho.

Para fomentar una alimentación saludable, la entidad cuenta con un programa de Sensibilización y Orientación para la Promoción de Hábitos Sociales y Nutricionales Saludables destinado a la población más longeva que pretende potenciar una dieta equilibrada y variada y la realización de actividad física para que este colectivo pueda alcanzar y mantener su autonomía y bienestar personal.

Dentro de este programa se incluye la publicación ‘Comer puede seguir siendo un placer. Alimentación centrada en la persona’, que incluye información sobre alimentos, dietas, consejos aportados por expertos en nutrición y una serie de trucos que permiten que todas las personas, sin importar su estado de salud o las patologías que tengan, sigan disfrutando al máximo con el acto de alimentarse.

“Desde la Fundación Edad&Vida, en nuestro afán de mejorar la calidad de vida de las personas mayores, entendemos la alimentación y la nutrición como aspectos centrales del bienestar”, ha explicado la directora de la Fundación Edad&Vida, María José Abraham. “La promoción de hábitos saludables en materia de alimentación es fundamental para optimizar el bienestar de las personas mayores ya que repercute positivamente en su estado de salud”, ha asegurado.

Mediterránea, un ejemplo de dieta equilibrada

Un ejemplo de dieta equilibrada, saludable y variada es la mediterránea, que es considerada además como un estilo de vida por las propiedades beneficiosas que tiene sobre la salud. En este sentido, Abraham apuesta porque las personas mayores se sumen y tomen como propia esta manera de comer y vivir siguiendo unas sencillas pautas. “Se debe consumir alimentos de origen vegetal en abundancia: frutas, verduras, legumbres, champiñones y frutos secos; y comer pan y los alimentos procedentes de cereales”, ha explicado.

Además, ha dicho que los alimentos mejor que sean poco procesados, frescos y de temporada y ha destacado la necesidad de consumir diariamente productos lácteos, principalmente yogurt y quesos, pescado en abundancia y huevos con moderación, al igual que la carne roja.  De postre, mejor fruta fresca. “Todo esto se debe acompañar de ejercicio físico diario y dos litros de agua para mantener una correcta hidratación”, ha subrayado la directora de la fundación.