Las personas que esperan a ser evaluadas para que se les asigne un grado de dependencia aumentan un 30% en un año

mano_anciana_0.jpgLas personas que esperan a ser evaluadas para que se les asigne un grado de dependencia han aumentado un 30% en un año, con una lista de espera que ya alcanza los 159.193 casos. Quienes ya han sido reconocidos y aguardan a ser atendidos rozan los 270.000, ya que los expedientes tardan una media de 426 días en resolverse desde el momento en que se inician los trámites.

En España hay 429.047 personas en espera de algún trámite relacionado con sus expedientes de dependencia, 50.000 más que hace un año. El mayor incremento se produce en aquellos que están pendientes de ser evaluados, aunque los ya reconocidos que esperan a ser atendidos han aumentado un 20%, según los datos de la Asociación de Directoras y Gerentes de Servicios Sociales.

A este ritmo, se tardarían cuatro años y medio para lograr que todas las personas sean atendidas. “Al incremento de personas en espera hay que añadir lo escandaloso de los plazos de tramitación: 426 días de media”, denunciaron los directores de servicios sociales en un comunicado.

Hasta el momento, tan solo se ha dado cumplimiento a dos de los compromisos del Pacto de Estado por la Dependencia: la recuperación del derecho de las cuidadoras a cotizar en el convenio especial de cuidadores no profesionales y una mayor transparencia del sistema, a la espera de la aprobación e implantación de la nueva estadística oficial.

Sin embargo, preocupan las listas de espera, que han subido en ocho comunidades. Dos de ellas terminaron el año con menos beneficiarios: Asturias y Extremadura. Por el contrario, Comunidad Valenciana (+13.888) y Castilla y León (+11.402) son las que más personas han sumado a su lista de espera.

“Las prórrogas de los presupuestos recortados han devenido en una nueva ralentización del sistema durante el año 2019, que ha derivado en un muy preocupante empeoramiento de las cifras, de manera que por primera vez desde 2016 el número de personas con derecho reconocido en espera de atención ha vuelto a aumentar”, denunció la asociación de directores.

Las esperas para obtener un grado de dependencia, que llegan en el caso de comunidades como Canarias a los 800 días provoca que muchas personas fallezcan sin haber disfrutado de la atención necesaria para su condición de dependientes.

Los directores sociales estiman que en 2019 fallecieron 31.000 personas a la espera de ser reconocidas como dependientes, lo que deja una media de 85 muertes al día. “Tremenda forma de reducir las listas de espera”, ironizó la asociación. Y es que el 54% de personas solicitantes tiene más de 80 años.

Otra consecuencia de la demora en ofrecer servicios de apoyo son las sobrecargas familiares, muy especialmente para las mujeres, ya que el 75% de las personas que prestan cuidados familiares son hijas, madres o parejas mujeres.

“El Gobierno de España debe cumplir urgentemente el Pacto por la Dependencia y recuperar los recortes producidos desde el año 2012, lo que no bastará para dar plena atención a todas las personas”, concluyó la asociación de directores de servicios sociales.