El escritor Andrés Pérez Domínguez, reconocido por la profesión médica con el VI Premio de Novela Albert Jovell de la FPSOMC

El escritor Andrés Pérez Domínguez ha sido reconocido por la profesión médica con el VI Premio de Novela Albert Jovell de 2020 de la Fundación para la Protección Social de la Organización Médica Colegial (FPSOMC) y que edita la editorial Almuzara por su novela “La bailarina de San Petersburgo”

El Dr. Tomás Cobo, presidente de la Fundación para la Protección Social de la Organización Médica Colegial (FPSOMC) fue el encargado de entregar el premio al escritor Andrés Pérez Domínguez, en un acto en el también participaron el Dr. José María Rodríguez Vicente, secretario general de la FPSOMC; Manuel Pimentel, presidente de la Editorial Almuzara; y el escritor Joaquín Pérez Azaústre, premiado de la anterior edición del Premio Albert Jovell.
 
Asimismo, estuvieron presentes el resto de los miembros de la Junta Rectora de la FPSOMC, los doctores Manuela García Romero, vicepresidenta segunda; Enrique Guilabert, tesorero; y Mª Rosa Arroyo, vicesecretaria; así como la directora técnica de la Fundación, Nina Mielgo.
 
El Dr. Tomás Cobo agradeció, en primer lugar, al premiado su dedicación porque “ser escritor hoy en día es todo un reto”, y solicitó tanto a los dos escritores como a Almuzara, para la que también tuvo palabras de agradecimiento por caminar de la mano en este premio, “iniciativas para impulsar e incentivar la lectura entre los más jóvenes inmersos en el mundo digital”. Es importante que lean y creen una dimensión diferente en su cabeza”, reivindicó el Dr. Cobo quien añadió que desde la FPSOMC se promueve, por este motivo, la creación literaria.
 
Sobre la novela hizo referencia a un capítulo en concreto en el que el autor describe “desgarradamente la muerte en soledad”. “Como médico anestesista e intensivista he visto a lo largo de mi carrera esa muerte que describes en mis pacientes. Gracias por ponerle voz a esos pensamientos últimos, por reflejar lo más bonito del mundo: el amor y ese instante efímero que es la vida”.
 
Por su parte, el secretario general de la FPSOMC, el Dr. José María Rodríguez Vicente fue el encargado de leer el fallo del acta del jurado que “habiendo valorado la excelente calidad de las obras presentadas”, decidió conceder el premio a la obra Andrés Pérez Domínguez por unanimidad”, de la que “valoró su estilo y las ganas de seguir leyendo desde la primera página porque quieres llegar al final”. Asimismo, deseo mucho éxito al escritor y le mostró la disposición desde la FPSOMC para colaborar con la difusión junto a Almuzara.
 
De la labor de la FPSOMC resaltó la capacidad de aunar la solidaridad entre el colectivo médico para ayudar ante las diversas necesidades de protección que los facultativos o sus familias puedan presentar con prestaciones Asistenciales, de Dependencia, Discapacidad, Conciliación de la Vida Personal, Familiar y Profesional; Autonomía, Prevención, Promoción y Protección de la Salud del Médico, y Protección en el Ejercicio Profesional.
 
“Desgraciadamente este año hemos tenido que dar un paso más y crear prestaciones específicas para nuestros compañeros afectados por la pandemia de Covid-19 que se alargarán todo 2021 y promovemos que sigan vivas para aquellos que las necesiten”. 
 
El escritor Andrés Pérez Domínguez tras agradecer a la FPSOMC y a los miembros del Jurado por haber elegido con “unanimidad su obra”, hizo alusión a la “importancia de los premios literarios y las fundaciones y entidades que los promueven”.  “Durante un cuarto de siglo fui un escritor clandestino me daba vergüenza reconocer que era escritor. Gracias a mis amigos que me animaron me presenté y gané numerosos premios”, explicó.
 
Para el autor ganar un premio significa “tener la oportunidad de que personas de diferentes sitios y distintos gustos te conozcan y les pueda interesar lo que escribes. Me animó a pensar que la literatura sería mi vida”.
 
“Sin este premio que hoy recibo de la FPSOMC y sin la existencia de los premios literarios no estaría aquí ahora mismo. Nunca tendré suficientes palabras de agradecimiento de que mi novela “La bailarina de San Petersburgo” sea refrendada por este premio y que lleve el nombre de la Fundación”, señaló Pérez Domínguez.
 
Finalmente, Joaquín Pérez Azaústre, autor de la obra “Atocha 55”, expresó su admiración a la OMC y la FPSOMC en un año en el que “los médicos han sido fundamentales en nuestras vidas. Porque todos hemos sufrido directa o indirectamente la pandemia y vosotros, la profesión médica, habéis sido nuestra defensa, baluarte, apoyo y muro de contención en estos momentos difíciles”. La sociedad tendrá una gratitud permanente hacia vuestro colectivo”, añadió.
 
Asimismo, agradeció a la FPSOMC por mantener este premio “contra viento y marea”, y celebrarlo en “un encuentro en estas circunstancias complicadas que es todo un acto heroico”.
 
Del autor destacó su “planteamiento novelístico ambicioso con grandes historias nacionales, internacionales y europeas. Con un juego que une varias de sus obras a través de un protagonista común, un personaje muy bien perfilado”. “Gracias por esta gran novela y contar historias que nombren el mundo. Estoy orgulloso como escritor y autor”, concluyó.
 
Respondiendo al compromiso de divulgar su labor, la Fundación convoca anualmente este Premio de Novela Albert Jovell, cuya obra ganadora es publicada por la editorial Almuzara, al tiempo que promueve la creación literaria, muy arraigada entre el colectivo médico desde antiguo y que cuenta con muchos exponentes en la literatura hispana.
 
“La bailarina de San Petersburgo”, de Andrés Pérez Domínguez, es el título de la obra ganadora del Premio de Novela Albert Jovell en su sexta edición. La novela narra la historia de Gordon Pinner, un joven periodista destinado en París en 1930, que alberga una honda simpatía por la Revolución y que no dudará en infiltrarse en la comunidad de rusos exiliados en la capital francesa cuando sus camaradas del servicio secreto soviético se lo pidan.