Vicepresidenta 2ª FPSOMC: “El agotamiento físico y psicológico nos está marcando a la profesión durante la segunda ola”

Enmarcado en su plan de actividad, la Comisión Técnica del Programa de Atención Integral al Médico Enfermo (PAIME), de la Fundación para la Protección Social de la Organización Médica Colegial (FPSOMC), ha celebrado una jornada técnica virtual para analizar el impacto de la COVID-19 en la salud y estilos de vida de los médicos de España en el que la Dra. Manuela García, vicepresidenta de la FPSOMC, destacó el agotamiento físico y psicológico como elemento clave al que los profesionales médicos se enfrentan en esta segunda ola

Madrid 12/11/2020 medicosypacientes.com/ Sara Guardón

En el encuentro telemático, donde se ha puesto de relieve los esfuerzos de la FPSOMC, los Colegios de Médicos y la Fundación Galatea para dar una atención integral a estos profesionales afectados durante la pandemia, participaron la Dra. Manuela García Romero, vicepresidenta segunda de la FPSOMC; así como Toni Calvo, director de la Fundación Galatea; Anna Mitjans, coordinadora de Programas de la Fundación Galatea; y Nina Mielgo, directora técnica de la FPSOMC.

Esta videoconferencia, para la Dra. García Romero, tenía como objetivo “el intercambio de información sobre aquellos temas de actualidad que están teniendo un especial interés en relación a la salud mental; en este caso sobre la salud mental de los profesionales sanitarios de la atención a la COVID-19, y, más en concreto, la de los médicos”

Tal y como explicó la doctora, “todos somos conscientes del impacto de la pandemia sobre nuestra Salud Mental, durante la primera ola, la incertidumbre, enfrentarnos a situaciones desconocidas con protocolos cambiantes, sin equipos de protección adecuado, viendo la muerte de muchos de nuestros pacientes incluso la de nuestros compañeros y compañeras son emociones de elevado impacto, en el momento actual en plena segunda ola está muy marcado el agotamiento físico y psicológico al que nos seguimos enfrentando”.

Desde el primer momento la Fundación para la Protección Social de la OMC “estuvo presente como ya había sucedido en otras ocasiones, la gripe española, la guerra civil... poniéndose al lado de nuestros compañeros y compañeras en momentos de gran vulnerabilidad”, manifestó.

La Comisión Técnica del PAIME analiza el impacto de la COVID-19 en la salud y estilos de vida de los médicos

Durante el encuentro, Toni Calvo presentó los datos del Servicio Telemático de Atención Psicológica al personal sanitario de la COVID-19, el TAP. Un servicio de ámbito nacional que lleva funcionando desde el mes de abril. Se realiza desde la Fundación Galatea, con la financiación de la Fundación Bancaria La Caixa y cuenta con la colaboración del Ministerio de Sanidad, el Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos, a través de su Fundación para la Protección Social, y los Consejos Generales de Psicología y de Enfermería.

El director de la Fundación Galatea centró su intervención en el apoyo emocional y la atención a la salud mental del colectivo médico durante la COVID-19 que se ha hecho mediante el TAP; una plataforma telemática para atender a los profesionales de la salud en situación de sufrimiento emocional afectados por la situación de COVID-19 puesta en marcha en abril y que se ha alargado hasta diciembre.

Este proyecto específico de atención en salud mental ha realizado desde su puesta en marcha más de 3.303 intervenciones, atendiendo a casi 900 profesionales, con una media de 4 intervenciones por profesional, según los datos facilitados por Toni Calvo extraídos de la Fundación Galatea.

Sufrimiento emocional, insomnio y estrés son los principales motivos por los que los profesionales sanitarios demandaron este servicio

Sufrimiento emocional, insomnio y estrés son los principales motivos por los que los profesionales sanitarios demandaron este servicio, 76%, seguido del miedo del contagio propio y de los demás en un 7% de los casos, tal y como expuso Toni Calvo.

En su intervención resaltó, además, que de los profesionales sanitarios atendidos por el TAP el 37% eran médicos, y el 44% enfermeras y auxiliares. Asimismo, destacó que el 86% de las solicitantes de este servicio son mujeres; siendo la media de edad de 43 años y Cataluña la CCAA con más incidencia. El 47% de los profesionales sanitarios que fueron atendidos trabajaban en hospitales, un 22% en Atención Primaria y un 10 % en residencias y centros sociosanitarios

Desde la Fundación Galatea se ha hecho intervenciones individuales con el TAP, y atención psiquiátrica; así como intervenciones colectivas; además de contar bajo el paraguas del PAIME.

Por su parte, Anna Mitjans expuso la información que está proporcionando el Estudio en curso sobre el Impacto de la COVID-19 en la salud, estilos de vida y condiciones de trabajo de los médicos; de ámbito nacional y desarrollado por la Fundación Galatea, con la colaboración con el Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos a través de su Fundación para la Protección Social, y de la Fundación Mutual Médica.

El 42,8% de los profesionales se siente menos preparado ante una segunda ola

Este estudio se realiza a través de una encuesta online en la que por el momento han participado 4.259 profesionales de la salud de diferentes provincias, de los cuales 1.648 son Médicos.

El 49,9 de las médicas encuestadas han tenido en muchas ocasiones pensamientos de "no poder más" antes y después de la crisis de la COVID-19, frente al 37,9 de los hombres. En cuanto a la edad el grupo de 35 a 44 años es el que más ha presentado indicadores de estrés, fatiga y dolor y en cuanto al ámbito asistencial, Atención Primaria donde se presenta mayor incidencia.

De los encuestados, el 8% ha acudido a servicios de salud mental y el 9,8% considera hacerlo sobre todo mujeres menores de 45 años.

Sobre el impacto de la COVID-19 el 42,8% de los profesionales se siente menos preparado ante una segunda ola y 24% ha pensado en dejar la profesión, pero 22,2% no lo hará.