La Fundación para la Protección Social de la OMC destina cerca de 700 ayudas a personas con discapacidad

En España hay más de 3.8 millones de personas con discapacidad. Este colectivo supone uno de los ejes principales de actuación de la Fundación para la Protección Social de la Organización Médica Colegial (FPSOMC), que cada año destina cerca de 700 ayudas, incluidas en su Catálogo de Prestaciones, para promover su inclusión y garantizar su protección social muchas veces expuesta a situaciones de vulnerabilidad


Madrid  medicosypacientes.com/ S.G.

Concretamente, la Fundación para la Protección Social de la OMC, en 2017, destinó 566 ayudas a huérfanos de médicos con discapacidad, 100 a profesionales médicos con discapacidad y 25 tratamientos especiales de 0 a 16 años, con el objetivo de ayudar en la atención a las necesidades de menores durante el tiempo que precisen un tratamiento destinado a prevenir, curar o mejorar aquellas patologías o secuelas relacionadas directamente con su discapacidad.

La FPSOMC, que se mantiene con las aportaciones solidarias de todos los médicos, ayuda, a través de los Colegios de Médicos, a los médicos y sus familias en situaciones de especial vulnerabilidad social.

La Fundación destina a la discapacidad un tercio de las ayudas y prestaciones del Programa de Protección Social, dotado con más de 14 millones de euros anuales, y se suma al lema de este año de Naciones Unidas "de empoderar a las personas con discapacidad y garantizar su integración e igualdad".

Este lema de este año se centra en el empoderamiento de las personas con discapacidades para asegurar un desarrollo sostenible, inclusivo e igualitario y de esta manera, cumplir con la Agenda de Desarrollo Sostenible.

Empoderar a las personas con discapacidad y garantizar su integración e igualdad, lema ONU

La Agenda 2030 se compromete a "no dejar a nadie atrás". Las personas con discapacidades, como beneficiarios y como agentes de cambio, pueden acelerar el avance hacia un desarrollo inclusivo y sostenible, así como promover unas sociedades resilientes para todos, incluidos los ámbitos de la reducción del riesgo de desastres y la acción humanitaria, además del desarrollo urbano. Es necesario que los gobiernos, las personas con discapacidades y las organizaciones que las representan, las instituciones académicas y el sector privado trabajen en equipo para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

Tal y como afirma, la ONU en un manifiesto está ampliamente demostrado que, una vez eliminados los obstáculos a la integración de las personas discapacitadas, estas pueden participar activa y productivamente a la vida social y económica de sus comunidades. Por ello es necesario eliminar las barreras de la asimilación de los discapacitados a la sociedad.
 
La Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad reconoce que la existencia de estas barreras es un componente esencial de su marginación. La Convención subraya que la discapacidad es un concepto evolutivo «resultado de la interacción de las personas con disfunciones y de problemas de actitud y de entorno que socavan su participación en la sociedad».
 
La accesibilidad y la inclusión de las personas con discapacidad son derechos fundamentales reconocidos por la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidades. Son las condiciones sin las cuales no pueden disfrutar de sus otros derechos. La Convención (artículo 9) pide que las personas con discapacidad puedan llevar una vida independiente y participar de forma activa en el desarrollo de la sociedad. Solicita a los Estados que tomen las medidas apropiadas para darles pleno acceso a la actividad cotidiana y eliminar todos los obstáculos a su integración.
 
Por un desarrollo rural inclusivo, que libere el potencial de las personas con discapacidad que residen en el medio rural, CERMI
 
Con motivo del Día Internacional y Europeo de las Personas con Discapacidad, instaurado por la Organización de Naciones Unidas (ONU) y la Unión Europea, a escala mundial y europea, y que cada año se celebra el día 3 de diciembre, el movimiento social español de la discapacidad articulado en torno al Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI), como expresión del tejido cívico de derechos humanos de las personas con discapacidad y sus familias reclama la necesaria aprobación de una Estrategia Estatal de Desarrollo Rural Inclusivo, con vigencia para el próximo quinquenio, con enfoque de género, que promueva, planifique, programe, coordine y encauce las acciones públicas y cívicas dirigidas a las personas con discapacidad y sus familias, que residen en el entorno rural en España, a fin de mejorar su participación, acceso a derechos y bienestar social, favoreciendo su arraigo y la continuidad de la población con discapacidad en entornos rurales que actualmente corren peligro de despoblamiento y abandono.
 
Todo ello con arreglo al marco de referencia de la Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad y los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas.
 
La FPSOMC y el apoyo a las personas con discapacidad
 
Para ello, la FPSOMC mantiene una línea de colaboración con el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI), en el ámbito de trabajo del Consejo Social de la OMC del que ambas forman parte junto a otras entidades y organizaciones como el Foro Español de Pacientes, Confederación Española de Organizaciones de Mayores y la Organización de Consumidores y Usuarios.
 
La Fundación para la Protección Social de la OMC lleva casi un siglo luchando por los derechos de estas personas a través de ayudas incluidas en su catálogo de prestaciones. A estas ayudas se sumó en 2013 el nuevo servicio de Teleasistencia Domiciliaria y el de Ayuda a Domicilio, a los que pueden acceder personas con algún grado de discapacidad o dependencia. Además, en la actualidad dispone de un Servicio de Atención Social, a nivel estatal, que entre otras acciones ofrece asesoramiento e información en el área de la discapacidad, ayudas para la conciliación familiar o para mejorar la autonomía en el hogar.