Dr. Serafín Romero: “El programa de atención al médico enfermo es la solución para ayudar al sanador herido”

El Dr. Serafín Romero, presidente del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (CGCOM), participó ayer en XII Seminario Internacional de Biomedicina, Ética y Derechos Humanos organizado por la Universidad Complutense de Madrid (UCM) para hablar sobre el Programa de Atención Integral al Médico Enfermo (PAIME), diseñado para atender a médicos enfermos por motivos de salud mental y/o adiciones: “Este programa es la solución para ayudar al sanador herido”


Madrid  medicosypacientes.com/ Teresa Alfageme/ Sara Guardón
Previo al encuentro el Dr. Serafín Romero mantuvo una reunión con el Dr. Javier Arias, decano de la Facultad de la Medicina de la Universidad Complutense de Madrid, y el Dr. Fernando Bandrés, presidente del Aula Internacional y catedrático de la Facultad de Medicina de la UCM.
 
La mesa redonda contó con la participación, además del Dr. Romero, con el Dr. Fernando Caballero, decano de la Facultad de Medicina de la Universidad Francisco de Vitoria de Madrid; David Castillo, director de la Unidad de Ética y Cumplimiento de Fenin; y fue moderada por María Tormo, directora de Planificación y Desarrollo de Asisa.
 
Concretamente, el Dr. Serafín Romero impartió la ponencia “El sanador herido. ¿Qué es el PAIME?” ante los estudiantes de Medicina y aseguró que este programa de atención al médico enfermo “es la solución, que desde la profesión se ha puesto, para ayudar al sanador herido, especialmente sobre causas relacionadas con enfermedad mental y/o adicciones y que pueden tener repercusión sobre su praxis”.
 
“El Programa de Atención Integral al Médico Enfermo (PAIME) puesto en marcha por nuestra Fundación para la Protección Social junto a los Colegios de Médicos garantiza al ciudadano que quien le atiende lo hace en las mejores condiciones”, explicó el Dr. Serafín Romero para después asegurar que “es un paso más de responsabilidad, garantía y compromiso por reconocer que los médicos también enfermamos, lejos de la leyenda urbana de que el médico nunca se pone malo”. Es la única profesión en tener un programa de estas características.
 
La carrera de Medicina es una carrera de obstáculos, tal y como explicó el presidente del CGCOM, debido al estrés en el entorno asistencial y laboral con horarios decimonónicos que no ayudan a la conciliación, “a lo que hay que sumarle la insatisfacción laboral, las agresiones, el burnout, el mobbing...” todo ello tiene su repercusión en la salud”, indicó.
 
En este sentido, les explicó a los estudiantes que “el coeficiente alto para estudiar la carrera de Medicina no es suficiente porque cuando un estudiante llega a la práctica clínica tiene que saber enfrentarse al miedo, al sufrimiento y a la muerte” e incidió en la necesidad de incluir en el estudio de grado formación sobre inteligencia emocional.
 
Para el Dr. Romero se trata de dotar a los estudiantes de herramientas para potenciar la escucha activa, el manejo del estrés e incertidumbre “o cosas tan necesarias como dar la mano a nuestros pacientes”. “Aunque la tecnología es una oportunidad, con un ordenador delante también se puede mirar a la cara”, señaló. Insistió en la importancia de un continuo formativo “para hacer de un médico no sólo un buen médico, sino un médico bueno”.
 
En su intervención, prestó especial atención a los trastornos adaptativos que sufren muchos de los médicos por el choque con la realidad de la práctica asistencial: “Tenemos que formar a los estudiantes para que sean capaces de afrontar este tipo de situaciones para hacer frente a sus expectativas”, subrayó el Dr. Serafín Romero quien puso en valor “la gran vocación de los médicos para, a pesar de las malas condiciones, no dejar a nadie atrás”.
 
Abogó por “terminar con las guardias de 24 horas” e hizo referencia al Estudio sobre Mortalidad Médica en el que se evidencia que los médicos sufren más accidentes de tráfico que el resto de la población. “Esto puede relacionarse a la falta de descanso y sueño de los médicos con guardias tan largas”, afirmó.
 
Finalmente, aludió a la figura del tutor “como algo esencial en este ámbito” y que, sin embargo, tal y como dijo, “están más quemados que los estudiantes y que los propios médicos”.
 
En este sentido, hizo hincapié en que la Fundación para la Protección Social de la Organización Médica Colegial dispone del programa PAIME “para atender a todos aquellos compañeros que lo necesitan”. Con este programa integral para atender a médicos enfermos por motivos de salud mental y/o adiciones se ha atendido ya a 5.171 médicos desde su creación hace más de 10 años. 
 
Por su parte, el Dr. Fernando Caballero, decano de la Facultad Medicina, aseguró que la educación en Medicina “sigue siendo muy técnica, con escasa práctica” y “los valores prácticamente ausentes” y abogó por buscar soluciones para “casar ciencia con humanismo”.
 
Afirmó que, en todo este tiempo, en Medicina solo se ha tratado de formar “sabios en el conocimiento”, pero señaló que es igual de importante tener una buena práctica médica, “un perfil humanista, capacidad de juicio y saber atender de forma personalizada a cada paciente”. Además, abogó por “repensar la Universidad” para adaptarse a los cambios y hacer frente al problema de la inercia.
 
Explicó que los estudiantes “llegan a la carrera perfectamente capacitados” pero dijo que, al tercer año, es cuando el nivel académico se eleva y tienen el primer contacto con el hospital “empiezan a aparecer los problemas”.

Pie de foto: De izda. a dcha.: Doctores Fernando Bandrés, Serafín Romero y Javier Arias