El Dr. Serafín Romero comparte junto a expertos internacionales experiencias en la atención a los médicos durante la pandemia de COVID-19

El Dr. Serafín Romero, presidente del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (CGCOM), junto a otros expertos, ha participado en un panel internacional organizado por el Colegio Médico de Uruguay sobre las experiencias en la atención a la salud de los médicos en el contexto de la pandemia de COVID-19


Madrid  medicosypacientes.com/ Sara Guardón

En el encuentro participaron el Dr. Blauco Rodríguez, presidente del Colegio Médico de Uruguay y el Dr. Juan Dapueto, coordinador del Programa de Bienestar Profesional (BIENPRO) del Colegio Médico de Uruguay, como anfitriones.
 
Así como panelistas la Dra. Dolores Braquehais, médica psiquiatra del Programa de Atención Integral al Médico Enfermo (PAIME) y jefa de Servicio de la Clínica Galatea y de la Fundación Galatea del Colegio de Médicos de Barcelona; el Dr. Gustavo Tolchinsky, secretario del Colegio de Médicos de Barcelona y jefe del Departamento de Medicina Interna del Hospital Municipal de Badalona; y la Dra. Silvia Bentolilla, coordinadora del Programa de Atención de la Salud Mental al Médico Enfermo (PASMME) del Colegio de Médicos de la Provincia de Buenos Aires- Distrito III.
 
El Dr. Serafín Romero, coordinador Nacional del Programa de Atención Integral al Médico Enfermo (PAIME) de la Fundación para la Protección Social de la OMC y de los Colegios de Médicos de España centró su intervención en la experiencia de la profesión médica en España y del CGCOM en la crisis de COVID-19.
 
En primer lugar, valoró la existencia de programas como el PAIME, el BIENPRO o el PASMME de Argentina que “atienden a compañeros que padecen patologías de salud mental y/o adictivas” especialmente “en situaciones como la que estamos viviendo con la actual pandemia donde se convierte en una necesidad”. “Apoyamos y estamos muy cerca de todos los compañeros que lo necesiten”, ha explicado el Dr. Romero quien ha añadido que “tener este programa en nos permite tener la disposición desde la profesión de echar una mano en esta situación tan compleja, difícil y con tanta incertidumbre”.
 
Para el presidente del CGCOM, como profesión, “estamos ante una oportunidad de realizar cambios en nuestro sistema nacional de salud, en el modelo asistencial y muy especialmente en las políticas de recursos humanos” y nos “toca hablar de epidemiologia, salud pública, clínica asistencial, de profesionales, bioética, economía de la salud, pero también como Colegios de Médicos y como órgano de representación de la profesión médica tenemos ante nosotros la oportunidad de posicionarnos como profesión en todos los ámbitos políticos, económicos, sociales, culturales, etc.”
 
Comentó en su exposición la tarea realizada desde el Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos de España y desde los Colegios Provinciales y sus Consejos Autonómicos. Posicionamientos, Comunicados, Denuncias, atención a profesionales, protección jurídica y social y solicitudes de material de protección, test diagnósticos, compromiso en la toma de decisiones, solicitud de que la profesión médica sea considerada profesión de riesgo, que la infección se considere enfermedad profesional, etc.
 
Igualmente destacó la importante actividad desplegada desde Comunicación (campañas, divulgación, etc.) Internacional (Asociación Médica Mundial, Confemel, UEMS, etc.) y Jurídica.
 
Alentó a “estar presto” ante las demandas que nuestros profesionales van a empezar a expresar en el momento en que se relaje la tensión producida por esa dedicación sostenida, de desgaste físico y emocional que ha supuesto la pandemia por COVID-19. El agotamiento psicofísico, la falta de apoyo institucional, las escasas políticas de recursos humanos serán aspectos que facilitarán la aparición de patologías que tendremos que abordar.
 
Una de las funciones de los Colegios de Médicos, tal y como explicó, “es ser garantía ante los ciudadanos de que la asistencia que reciben es de la máxima calidad y que los profesionales son aptos para esa atención”. De ahí recalcó la importancia de estos programas que velan por la salud de los médicos.
 
Desde el inicio de la pandemia el CGCOM se ha posicionado “de los primeros” recomendando a los profesionales no acudir a los congresos, solicitando la protección adecuada de todos los profesionales sanitarios, demandado tests y reivindicando que “los clínicos estén en la primeria línea de la toma de decisiones”.
 
Para el Dr. Romero el éxito de superar esta crisis “recae en los profesionales sanitarios”. “Los hospitales y la Atención Primaria se han readaptado y los profesionales de cualquier especialidad se han reconvertido en función de las necesidades, se ha triplicado la capacidad de UCIS”, explicó.  “Esto refrenda -dijo- que la profesión tiene que estar y que tenemos un gobierno clínico por encima del gobierno político como se ha visto en la gestión de los hospitales”.
 
Desde el CGCOM “se ha ido, además, de la mano de otras profesiones sanitarias hermanas, en el entorno de Unión Profesional, de los pacientes y en el plano internacional”, tal y como puntualizó. “También hemos trabajado nuestro programa de Protección Social donde gracias a la solidaridad de todos los médicos de España y la actividad de los Colegios de Médicos tenemos herramientas como el PAIME para atender ahora a los médicos que lo están pasando mal”. 
 
Sobre las líneas en las que trabajar apostó por la importancia de incidir en la salud pública, la vigilancia epidemiológica y en los sistemas de información, “tenemos 17 asistencias sanitarias distintas, de cada CCAA, y hay que trabajar más en la comunicación”. También insistió en la necesidad de “reordenar los hospitales públicos” y la capacidad de reconvertirse de los profesionales recurriendo “a las competencias transversales de los médicos”.
 
La Dra. Dolores Braquehais ha explicado que desde el PAIME y la Fundación Galatea “estamos cuidando a los que cuidan con los recursos con los que disponemos” y atendiendo a los médicos cuando presentan malestar psicológico o sufrimiento por la situación del COVID-19 o por sus circunstancias anteriores. 
 
Tal y como ha explicado a la hora de atender a los profesionales clasifican si su sufrimiento procede de estar en la primera línea asistencial como Urgencias, UCIS, Medicina hospitalaria, por la exposición al virus y el miedo a contagiar a los familiares, si han estado hospitalizados por el virus, si han tenido readaptar su forma de trabajar a los requerimientos de la teleasistencia, o si compañeros suyos han estado contagiados.
 
Desde el PAIME y la Fundación Galatea se ha atendido a los profesionales que lo han necesitado y se ha centrado la atención también en grupos de riesgo de forma presencial y telemática. 
 
El Dr. Gustavo Tolchinsky habló sobre la “respuesta que desde el Colegio de Médicos de Barcelona se ha dado ante la pandemia”. En esta situación, ha contado que desde el Colegio se hicieron más de 500 colegiaciones de médicos que se unieron para reforzar el sistema para empezar a ejercer, se creó una bolsa de voluntarios que se puso a disposición de los centros sanitarios, se prestó especial atención a los colegiados que tenían contrato terapéutico y se hizo un control muy estrecho en este periodo, entre otras acciones.
Por su parte, la Dra. Silvia Bentolilla ha contado que, en Argentina, viendo la situación de otros paísesm “se tomaron medidas de forma preventiva y ahora está aplanada la curva de contagios”. 
 
Desde la perspectiva de salud mental, ha explicado que desde el Programa de Atención de la Salud Mental al Médico Enfermo (PASMME) se trabaja de forma articulada y disponen de muchos materiales de la Fundación Galatea para fomentar el cuidado de la salud mental en emergencias y desastres “acercándolo a cómo nos tenemos que cuidar los trabajadores de la salud atendiendo a los miedos o la sensación de amenaza real y evitar la enfermedad en estas situaciones”.