Dr. Jesús Artal: La Covid-19 emitirá una factura emocional a los sanitarios

Ante el desgaste psicológico de los profesionales provocado por la crisis sanitaria de la Covid19, muchas entidades han visto la necesidad de trabajar en programas de atención psicológica orientados a proteger y cuidar de su personal. Este es el caso del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla (Cantabria), donde el Servicio de Psiquiatría, dirigido por el Dr. Jesús Artal, ha puesto en marcha un programa para acompañar, cuidar y asesorar a todo el personal, no solo sanitario, que está haciendo frente a la pandemia desde la primera fila


Santander medicosypacientes.com/ Álvaro G. Torres
En “El Arte de la Guerra” Sun Tzu escribe que hay que cuidar de tus soldados como cuidas de tus hijos queridos, una premisa que el Dr. Jesús Artal ha dado forma a través de este programa que – espera – “haya prevenido daños mayores”. Por ello el hospital puso a disposición de todo su personal -contratado o subcontratado- esta ayuda porque “todos ellos se han enfrentado a una situación anormal en sus vidas personales y profesionales. Todos, desde quien limpia hasta los médicos y enfermeras más acostumbrados a este tipo de situación como puede ser el personal de Urgencias o Cuidados Intensivos, han estado rodeados de miedo, incertidumbre, agotamiento y muerte” - explica.

Cuando comenzó la pandemia los profesionales del hospital comenzaron a organizar el centro y todos los servicios, convirtieron las consultas presenciales en no presenciales, “fueron días de desconcierto y de pensar en la mejor manera de proteger a nuestros pacientes y a nosotros mismos” - relata. Fue en ese momento de incertidumbre y cambios cuando se dieron cuenta de que lo importante también era cuidar a quienes nos cuidan “porque si se diezmaban las filas por caer en la enfermedad o por las alteraciones emocionales derivadas de esta crisis sanitaria, la situación iba a ser mucho más complicada” – subraya.

Por todo ello, a finales de marzo y en coordinación con la gerencia del Hospital se puso en marcha este programa que nació con el objetivo de estar atentos a las consecuencias emocionales que esta situación podía traer. Este grupo de profesionales liderado por el Dr. Artal comenzó a dar a conocer este servicio a través de correos electrónicos, dípticos y carteles “lo movimos bastante y a finales del mes de marzo lo pusimos en marcha” - comenta.

“Siempre fuimos conscientes – asegura - de que el personal sanitario, y en especial los médicos, cuando nos enfrentamos al estrés olvidamos nuestro propio desgaste, estamos tan implicados que se nos olvida cuidarnos”. El psiquiatra incide en la importancia de enseñar a los profesionales a que sean capaces de detectar el estrés, de manifestarlo y de pedir ayuda, si es necesario. “Esto es algo que a los médicos nos cuesta muchísimo, somos una profesión de ayuda, es lo que define nuestra actividad, y sin embargo nos cuesta muchísimo pedir ayuda” – lamenta.

El Dr. Artal explica que, aunque los médicos no han sido el colectivo mayoritario en las demandas de petición de ayuda psicológica, si ha sido numeroso. En su opinión, el colectivo de enfermería tiene más costumbre de usar el lenguaje emocional, mientras que los facultativos quieren aparentar que son indestructibles cuando realmente no lo son y aún menos – resalta - “si padeces la enfermedad o tienes un familiar que ha caído en ello”.

Desde su punto de vista una situación como la producida por el coronavirus “no nos echa para atrás a los profesionales, más bien todo lo contrario, nos motiva a trabajar más y emplearse a fondo, pero esto cambia si tenemos familiares contagiados cerca, este factor es absolutamente crucial a la hora de afrontar el trabajo y la vida diaria, los médicos tenemos que ser más conscientes de que podemos enfermar, tanto nosotros como nuestras familias, y por eso es tan importante que aprendamos a pedir más ayuda y a manejarla correctamente” – asevera.

 Asesoramiento telefónico y apoyo presencial

El programa, que sigue en marcha, cuenta con dos líneas de actuación: telefónicamente y mediante sesiones de apoyo presencial, unas sesiones de equipo formados por un psiquiatra, un psicólogo clínico y una enfermera que recorren las plantas dedicadas a los pacientes con Covid. Estas sesiones presenciales consistían en breves visitas en las que se ofrecía a los profesionales “un momento de pausa que les permitiera contar sus sensaciones, miedos, inquietudes…” – aclara.

Las sesiones presenciales conforman la parte más exitosa y reconfortante del programa según el Dr. Artal, en base a los indicares acumulados hasta la fecha. “Hay gente que lleva más de un mes en este programa, otros ya han sido dados de alta, pero el programa de plantas ha sido un éxito con casi 900 contactos presenciales en sesiones de grupo. Ahora nos queda saber en qué medida hemos ayudado a prevenir daños mayores, estamos trabajando en resultados”.

Las emociones y miedos de estos profesionales han ido evolucionando en línea con la pandemia. Al comienzo -cuenta- los profesionales tenían miedo a la enfermedad, también existía una sensación de rabia ante la información que llegaba sobre la falta de protección, “un miedo provocado en cierta medida por la incertidumbre, sensaciones que se han transformado ahora en cansancio, insomnio, irritabilidad etc… síntomas que podríamos llamar inespecíficos en personas normales que están viviendo una situación anormal. Si se tiene apoyo puede que esos síntomas se queden ahí, el problema es que se prolonguen en el tiempo y provoquen síndromes postraumáticos, especialmente en aquellas personas que han visto a gente morir” – destaca.

Una crisis que pasará factura

El Dr. Artal está convencido de que esta crisis va a pasar factura emocional a los sanitarios. Por ello, el servicio de Psiquiatría del HUMV trabaja en programas de formación para abordar este tipo de causas. Cuentan ya con una Guía de manejo del estrés y han colgado audios en la Intranet, elaborados por ellos, para ayudar en esta tarea de preservar y cuidar la salud mental de sus compañeros.

“Existe una gran conciencia del gran problema que se nos viene encima. Estamos controlando la pandemia, pero ahora viene otra pandemia socio-económica que va a ser grave y que nos va a recordar a otras crisis pasadas en las que no aumenta la prevalencia de esquizofrenias o trastornos bipolares, pero si lo hacen los cuadros de estrés, los intentos de suicidio y, por desgracia, los suicidios consumados, así como se incrementan problemas de insomnio, ansiedad o depresión” - subraya. 

Por eso “seguiremos apoyando a compañeros los próximos meses y ya estamos formándonos y preparando cursos para detectar el estrés, expresarlo y recibir ayuda, todo con un mismo objetivo: cuidar a quienes nos cuidan y minimizar los efectos de esta crisis sanitaria en la salud de los sanitarios” – expresa.

Bajo este complejo contexto cree necesario promover y apoyar los servicios de salud mental, especialmente a través de refuerzos de plantilla. “Esta crisis nos ha enseñado que podemos transformar y mejorar muchos procesos de manera virtual, cambios que espero queden implementados para siempre, pero es imprescindible dotar a los servicios de salud mental de más profesionales, los gestores deben cuidarnos para cuidar de todos. Estoy seguro de que el COVID va a cambiar a mejor la manera de trabajar la salud mental orientada a los profesionales” -manifiesta.

Atención Psicológica también para los profesionales de Atención Primaria

Ante la buena acogida del programa el Dr. Artal asegura que este programa ya se ha puesto a disposición de los profesionales de Atención Primaria en su comunidad. “Estos profesionales desempeñan un papel crucial, y ha sido especialmente duro en el ámbito de las residencias de mayores, donde se han visto muy presionados. Estamos pendientes de ver como canalizan este servicio para este nivel asistencial, ahora puede ser una gran oportunidad para mejorar la coordinación con Primaria, estamos en la obligación de hacerlo” – concluye.

Pie de foto: Dr. Jesús Artal