Las personas dependientes fallecidas sin percibir la ayuda ya concedida ascienden a 16.000 este año

En lo que va de año han muerto 16.000 personas dependientes que, pese a tener concedida la ayuda de dependencia, han fallecido sin llegar a beneficiarse de ella, según desveló este viernes la Asociación de Directoras y Gerentes de Servicios Sociales en el Congreso de los Diputados y confirmaron fuentes de la Vicepresidencia social.

“Cada día mueren 106 personas en España siendo dependientes, habiéndosele reconocido el derecho a la prestación y han muerto sin tener la asistencia a domicilio y otras prestaciones”, aseguró el presidente de la asociación, José Manuel Ramírez Navarro, en su comparecencia en la Comisión para la Reconstrucción Social y Económica de la Cámara Baja.

Según su testimonio, son datos oficiales filtrados por la Vicepresidencia de Derechos Sociales y Agenda 2030 a su entidad. Tras dar a conocer este dato a los diputados, el compareciente dejó un minuto a los parlamentarios para que “reflexionen” sobre este hecho, ya que son 16.000 personas que “han muerto en el limbo de la dependencia” sin sus derechos ya concedidos.

Fuentes de la Vicepresidencia de Derechos Sociales confirmaron a Servimedia este dato y precisaron que se trata de un informe interno del Instituto de Mayores y Servicios Sociales (Imserso), en el que se incluyen estos 16.000 dependientes fallecidos sin percibir la prestación reconocida.

Asimismo, Ramírez advirtió de que, tras la crisis del coronavirus, los servicios sociales atenderán a 10 millones de personas, cuando a inicios de 2020 sólo eran seis millones. Por tanto, instó a reforzar estos servicios porque “hay que proteger a los más vulnerables de este país”.

“Nuestros gobernantes deben escuchar a los servicios sociales y hay que reconfigurar unos servicios sociales para una nueva sociedad”, dijo el presidente de la asociación de directores de servicios sociales.

Asimismo, reprochó a los diputados que se “preocupen” cuando “ven que hay 77 muertos que han encontrado los bomberos” en sus domicilios durante el confinamiento, pero no se alarmen de que “los ancianos vivan solos”.

En este sentido, mostró la necesidad de que todas las personas mayores tengan el “botón de la teleasistencia”, ya que es un dispositivo “que cuesta 15 euros al mes”. “¿De verdad no nos lo podemos permitir?”, trasladó.